El desarrollo personal y de tus aptitudes profesionales es clave si quieres avanzar en tu trabajo y mejorar tus expectativas profesionales.

¿Por qué debes actualizarte?

En cualquier actividad profesional, ya sea por cuenta propia o por cuenta ajena, es fundamental mantener una actualización constante de tus aptitudes. En un mundo cada vez más globalizado y competitivo, debes ser capaz de adaptarte constantemente a los cambios. Si no, tus conocimientos y aptitudes quedarán obsoletas y llegará un momento en el que no te sirvan para seguir avanzando profesionalmente.

Pasos a seguir para mejorar tus aptitudes profesionales

Además de procurar que tus conocimientos estén siempre lo más actualizados posibles, también debes intentar siempre mejorar tus aptitudes profesionales. Es imprescindible si quieres conseguir los objetivos que te hayas propuesto en el ejercicio de tu profesión u oficio, ya sea ascender o mejorar tu situación laboral o para ser un mejor profesional. Para ello, puedes seguir estos consejos básicos:

1. Motivación: será clave para que inicies con la actitud adecuada tu progreso.

2. Identificar aquellas áreas en las que puedas tener alguna carencia: todos sabemos perfectamente en qué somos más capaces y en qué lo somos menos. En esas debilidades es, precisamente, donde debes centrarte. Te hará mejor en tu trabajo, además de dejarte, seguramente, una enorme satisfacción personal.

3. Márcate unas metas realistas sobre qué es lo que quieres conseguir y en cuánto tiempo quieres lograrlo.

4. Trazar un pequeño plan: una vez identificadas tus carencias y objetivos, deberás plantearte de qué manera vas a intentar conseguirlo.

5. Formarte adecuadamente para conseguir tus objetivos: para ello deberás gestionar bien el tiempo del que dispongas y aprovecharlo al máximo.

6. No conformarte: si dispones de tiempo y medios, no deberías conformarte con estar más o menos formado o más o menos actualizado para ejercer tu profesión. ¿Por qué no intentar ser el mejor en tu campo si puedes hacerlo? Aunque suene a tópico, querer (casi siempre) es poder.

7. Si ya no puedes avanzar más porque te encuentras en una vía muerta, reinvéntate. No es fácil, pero hoy, por ejemplo, el mundo digital te ofrece muchas oportunidades.

Desarrollo personal y profesional: dos caras de la misma moneda

Sin embargo, cuando hablamos de „formación” no debemos entenderlo solo referido a la formación académica. En cualquier actividad profesional existen numerosas y muy valiosas aptitudes personales que, si consigues mejorarlas y profundizar en ellas, también te llevarán a mejorar las profesionales.

Y, en sentido contrario, también existen numerosas capacidades profesionales que te servirán, y mucho, para mejorar tu desarrollo personal. Por ejemplo: iniciativa, liderazgo, capacidad de trabajar en equipo, flexibilidad para adaptarte a nuevas situaciones y con los demás, facilidad para las relaciones interpersonales, empatía, capacidad para tomar decisiones, responsabilidad, etc…

Como hemos dicho, por tanto, debes ser, en primer lugar, consciente de las aptitudes profesionales que requiere tu trabajo. En segundo lugar, formarte adecuadamente para mejorar dichas aptitudes. Y, por último, intentar mantenerlas siempre actualizadas y en un nivel de excelencia que te permita no solo desarrollarte profesionalmente sino también personalmente.