Llegan las Navidades y con ellas las vacaciones de invierno, quizá en un momento de mucho gasto, regalos ocenas. Sin embargo, también existen opciones baratas para poder cogerte unos días con los que más quieres y poner tierra de por medio.

Desde luego, si quieres optar por un viaje económico, debes descartar destinos que en Navidades se encuentren en temporada alta, aunque con suerte y planificación también lo puedes conseguir. No obstante, te recomendamos que anticipes al máximo las reservas de vuelos y hoteles.

América, Asia y Oceanía son destinos habitualmente caros, por distancia y demanda, por lo que te aconsejamos que mires opciones tanto en España como en el resto de Europa.

Entre los más llamativos que puedes encontrar en estas fechas en España se encuentran nuestras paradisíacas Islas Canarias. En el archipiélago canario encontrarás siempre buen tiempo y una amplísima oferta hotelera, pudiendo encontrar buenos alojamientos por 30 euros la noche y vuelos de ida y vuelta a menos de 200 euros.

Otra opción interesante es el centro de Europa y sus preciosos mercados navideños. Dadas las adversidades climatológicas, mucha gente reniega de dichos destinos en Navidades y hacen que la oferta de vuelos y alojamientos sea más que interesante en estas fechas. Bélgica, República Checa, Austria, Hungría, Alemania, etc. son países ideales para visitar.

Si por el contrario buscas un choque cultural, en estas fechas es una muy buena opción nuestro vecino del sur, Marruecos, destino barato, cercano y también atractivo.

A la hora de reservar el vuelo, un viaje con escalas también te ayudará a minimizar costes. No debes dejar de visitar las páginas que ofrecen vuelos de última hora, para el caso de que no hayas podido tener el tiempo suficiente para comprarlo con la antelación necesaria. Son siempre un buen nicho donde encontrar vuelos económicos.

Una vez seleccionado el destino más económico, el siguiente paso para conseguir un viaje barato es reservar con antelación el alojamiento, acudiendo preferiblemente a hostels o casas alquiladas. En estos casos es fácil que encuentres auténticas gangas frente a las ofertas de los hoteles, con toda una infraestructura y personal contratado.

Elegidos destinos y alojamientos, el transporte local también puede abaratar mucho tu presupuesto. En este caso es mejor que dejes la comodidad de lado y optes por transportes compartidos como autobuses o viajes por carretera con coches alquilados o también compartidos.

Una mentalidad de supervivencia es una gran aliada para hacer lo más económico posible tu viaje. Por ello, no debes derrochar en grandes manjares, es posible saborear la gastronomía local sin grandes despliegues ni acudir a los mejores restaurantes. Ahorra en comida, tu bolsillo lo agradecerá.

Otro consejo para hacer tu viaje lo más económico posible es reducir tu equipaje para evitar facturaciones.

Con todos estos consejos llevados a la práctica, podrás disfrutar de unas vacaciones de invierno más que económicas. Así, conseguirás escapar de la rutina y cargar las pilas en los meses más fríos del año, con fuerzas renovadas y conociendo otros lugares y culturas.