Los prestamos online son productos financieros que te pueden salvar de muchos imprevistos: una multa, la reparación urgente de tu coche o de tu casa o cualquier otro desembolso de dinero urgente que tengas que afrontar. Y, es que, a veces nos podemos encontrar sin efectivo, por lo que pedir un préstamo online es una apuesta inteligente.

Requisitos para pedir préstamos online

Pedir un préstamo a un banco supone perder mucho más tiempo que gestionándolo online, ya que las entidades financieras suelen pedirte mucha más documentación. Tener una nómina, un aval o no estar en la lista de morosos son algunas de las exigencias más frecuentes. En cambio, los prestamistas online solo te van a pedir tres cosas para concederte un crédito:

– Demostrar que vives en España. Si eres español, bastará con el DNI, si eres extranjero, el empadronamiento.

– Tener ingresos regulares que duren todo el plazo de devolución del préstamo. No tiene por qué ser una nómina, sino que bastaría con una pensión, la facturación de los últimos meses en caso de que seas autónomo o, incluso, la prestación por desempleo.

– Ser titular de una cuenta corriente, donde se te hará la transferencia.

Al realizarse todos los trámites vía Internet y necesitar poco papeleo, la gestión de la solicitud es muy ágil y podrías tener el dinero en tu cuenta en tan solo unas horas.

¿Qué pasa si estoy en ASNEF?

El registro de morosos fue creado por la asociación del mismo nombre para comprobar, de un vistazo, si un posible cliente tenía deudas con terceros. En estos casos, se consideraba que el riesgo era muy alto y anulaban la solicitud.

Sin embargo, los prestamista no suelen tener en cuenta si el solicitante está en la lista de morosos (salvo casos de deudas muy altas) y seguirán viendo la operación viable.

De hecho, este tipo de productos tan ágiles se crearon, precisamente, para todos aquellos que tuvieran problemas para acceder a un préstamo personal con un banco, o que necesitaran el dinero rápidamente. Como no te tienes que trasladar físicamente a una oficina, puedes realizar la operación las 24 horas del día, pero ten en cuenta, que el prestamista sí tiene unas horas concretas de oficina, por lo que el trámite se agilizará aún más si lo realizas en esas horas.

Como la documentación también se escanea y se envía online, la empresa ya tiene digitalizado todos tus datos y puede tomar una decisión más rápidamente.

Antes de decantarte por un préstamo en particular, no te olvides de examinar varios parámetros, como el tipo de interés y los plazos de devolución del préstamo. Para cantidades muy pequeñas (normalmente hasta 300 euros), algunas empresas no cobran nada de interés para los clientes nuevos, por lo que es una buena oportunidad de que el préstamo te salga gratis.

Por último, ten en cuenta que, cuanto más tardes en devolver el dinero, más tendrás que pagar, pero más cómodo resultará para ti. Toma tu tiempo para poder tomar la mejor decisión y estar seguro que podrás devolver tanto lo pedido como los intereses, en el plazo establecido.